Depender de la intuición, ¿es bueno?

A la hora de tomar una decisión siempre (o casi siempre) nos tomamos el tiempo de pensar que cual es la mejor opción, aunque solo sean unos segundos. A veces esos segundos nos sirven para no equivocarnos, nadie pensaría que nuestras decisiones son tomadas al azar, sino tomadas con la consciencia.

¿Pero no te has puesto a pensar que en realidad es la intuición quien toma las decisiones cuando tenemos segundos para elegir? Si hacemos un recuento, a veces cuando dependemos de la intuición, falla y otras veces no, ¿es un arma de doble filo? No necesariamente, la intuición no solo la usamos para decidir, sino también para asociar situaciones, olores, imágenes, todo trabaja tan rápido, que la consciencia no forma parte.




Al asociar olores, situaciones, imágenes, entre otros, usando la intuición y la toma de decisiones rápidas, es poco probable de equivocarnos, porque tenemos un “presentimiento” de lo que pasará al tomar la decisión, asociando. Entonces, ¿usar la intuición es confiable para tomar decisiones?

Puede serlo, cuando tenemos que tomar alguna decisión rápida, y más cuando tenemos estas asociaciones o información previa. La intuición y la consciencia están alejadas una de la otra y cuando no podemos usar la segunda, la primera nos ayudará a elegir.

Esto no quiere decir que siempre será fiable, porque la intuición puede estar alterada por prejuicios, emociones o contextos, por lo que tomar una decisión bajo estas condiciones puede no ser la mejor opción el usar la intuición. ¿Cómo saber si nuestra intuición está alterada? Necesitarás aprender por experiencia y desarrollar tu propio proceso intuitivo. Fallar y aprender de ello, también es válido equivocarse para mejorar.

Si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en tus redes sociales, déjame tus comentarios abajo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *